Ligamento Cruzado Posterior

  • La mejor comprensión de la anatomía y la biomecánica del ligamento cruzado posterior (PCL) ha llevado a la evolución y la mejora de las reconstrucciones basadas en la anatomía.
  • La PCL está compuesta por el haz anterolateral más grande (ALB) y el haz posteromedial más pequeño (PMB).
  • En el lado femoral, el ALB se extiende desde el punto troclear hasta el punto del arco medial en el techo de la muesca, mientras que el PMB ocupa la pared medial desde el punto del arco medial hasta la cara más posterior del cartílago articular.
  • Debido a estos vínculos amplios y distintos, los paquetes tienen una relación de carga compartida, sinérgica y codominante. Ambos restringen la traducción posterior; sin embargo, el ALB tiene un papel proporcionalmente mayor en restringir la traducción a lo largo de la flexión, mientras que el PMB tiene un papel comparable al del ALB en extensión completa.
  • Además, el PMB resiste la rotación interna en ángulos de flexión mayores (> 90 °). En consecuencia, es difícil restaurar la cinemática nativa con un solo injerto. El análisis biomecánico de las reconstrucciones de PCL de uno o dos haces (SB PCLR vs DB PCLR) demuestra una mejor restauración de la cinemática nativa con un DB PCLR, incluida la resistencia a la traducción posterior durante la flexión (15 ° -120 °) y la rotación interna en flexión más profunda ( 90 ° -120 °).
  • Del mismo modo, la investigación clínica demuestra excelentes resultados después de DB PCLR, incluidos resultados funcionales comparables a los de las reconstrucciones de ligamento cruzado anterior, sin diferencias significativas entre las lesiones de PCL aisladas y multiligament. En comparación con SB PCLR, la revisión sistemática ha demostrado la superioridad de DB PCLR basada en radiografías objetivas de estrés postoperatorio y puntajes del Comité Internacional de Documentación de la Rodilla en ensayos aleatorios.
  • Además de las técnicas de reconstrucción, la investigación reciente ha identificado otros factores que afectan la cinemática y las fuerzas de PCL, incluida la disminución de la pendiente tibial, lo que conduce a un mayor estrés del injerto y la incidencia de lesiones de PCL nativas.
  • A medida que evoluciona la comprensión de estos otros factores contribuyentes, también lo harán los algoritmos quirúrgicos y de tratamiento que mejorarán aún más los resultados de los pacientes.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31881256-posterior-cruciate-ligament/

https://www.arthroscopyjournal.org/article/S0749-8063(19)31205-8/fulltext

Chahla J, Williams BT, LaPrade RF. Posterior Cruciate Ligament. Arthroscopy. 2020;36(2):333–335. doi:10.1016/j.arthro.2019.12.013

Copyright © 2019 Arthroscopy Association of North America. Published by Elsevier Inc. All rights reserved.

 

[su_qrcode data=”Mis huesos y Articulaciones” title=”Ortopedia y Traumatología / Cirugía Articular y Artroscopia” size=”350″ align=”center” link=”https://www.facebook.com/Mis-Huesos-y-Articulaciones-1724969674256777/”] [su_button url=”https://www.facebook.com/Mis-Huesos-y-Articulaciones-1724969674256777/” target=”blank” style=”bubbles” size=”12″ wide=”yes” center=”yes” icon=”https://www.mishuesosyarticulaciones.com.mx/wp-content/uploads/2016/06/198_115.png” desc=”Cirugía Articular y Artroscopia”]Ortopedia y Traumatología / Mis huesos y Articulaciones[/su_button]